Recupera tu cotización guardada

Ad Widgets

Contenido principal
4 consejos de seguridad al conducir en la noche | Blog de Allstate

4 consejos de seguridad al conducir en la noche

En los meses de invierno, el clima puede generar dificultades al conducir. Elementos como la humedad y lluvia hasta viento, hielo y nieve pueden ser factores de riesgo y si a esto le sumamos conducir de noche, el riesgo aumenta considerablemente. En esta temporada, los días son más cortos durante… Allstate https://i0.wp.com/blog.allstate.com/wp-content/uploads/2013/12/night-driving_000009790231_gunnar3000.jpg?fit=850%2C565&ssl=1
4 consejos de seguridad al conducir en la noche

En los meses de invierno, el clima puede generar dificultades al conducir. Elementos como la humedad y lluvia hasta viento, hielo y nieve pueden ser factores de riesgo y si a esto le sumamos conducir de noche, el riesgo aumenta considerablemente. En esta temporada, los días son más cortos durante el invierno y esto significa que hay más horas de oscuridad, lo que se traduce en más tiempo conduciendo a oscuras. Con estos consejos de seguridad, esperamos que puedas sentirte más tranquilo al conducir de noche, sobre todo en la temporada de invierno.

Perfecciona tu visión

Según algunos expertos*, nuestras pupilas se dilatan en la oscuridad y nuestra visión tiende a detectar luces y movimiento en lugar del color y los detalles que usualmente reconocemos durante el día. Por consiguiente, nuestra percepción de profundidad no es tan aguda en la noche y nuestros ojos pueden ser más propensos a secarse o cansarse debido a que usualmente se concentran más y parpadean menos.

Tomando en cuenta estos factores fisiológicos, hay algunas cosas que pueden hacer que tus viajes nocturnos sean menos peligrosos. Los oculistas normalmente recomiendan echar un vistazo a la carretera* y hacer que tus ojos sigan en movimiento en lugar de concentrar toda tu visión en una sola área.

También es importante entender lo que estás viendo. Por ejemplo, si estás viajando por un área rural que está llena de venados, mapaches u otros animales salvajes, dos puntos pequeños y brillantes pueden ser los ojos de un animal en la distancia. Evita chocar con ellos* y considera que los ojos siempre son visibles mucho antes de poder observar al animal completo.

También asegúrate de revisar tu visión regularmente. La Asociación Americana de Optometría recomienda revisarte los ojos cada dos años* si tienes entre 18 y 60 años, y anualmente después de los 60 años.

Obtén una cotización
Obtén un presupuesto de seguro rápido y personalizado hoy.
Un buen precio esta a sólo unos clics.

Prepara tus luces

En la noche, las luces a tu alrededor pueden trabajar tanto en tu contra como a tu favor. Asegúrate de que los faros de tu auto apunten correctamente, ya que, según el Consejo Nacional de Seguridad (NSC), las luces mal alineadas* pueden tener un impacto negativo en tu visibilidad y cegar a otros conductores. Manejar al anochecer es más riesgoso de lo que esperas, ya que tus ojos deben ajustar  su enfoque conforme cae la noche. Si las luces en tu tablero están en la configuración más alta, eso puede afectar tu visibilidad frontal, así que te recomendamos bajar su intensidad para que no te distraigan. De esta manera, tus ojos se ajustarán mejor a las luces en el camino.

De igual manera, evita mirar fijamente a los focos delanteros de los autos que vienen en dirección contraria, así como cualquier otra luz brillante que esté en tu camino.  Es fácil que te distraigas por las luces altas de un gran camión o por el reflejo proveniente de una pancarta iluminada. NSC sugiere que si el tráfico contrario te llegara a cegar, debes dirigir tu vista al borde derecho del camino y conducir a lo largo del mismo hasta que puedas volver a ver claramente.

Mantén todo limpio

Asegúrate de que los faros delanteros, focos traseros y luces intermitentes de tu auto estén limpios y ajustados (y por supuesto, que estén libres de hielo y nieve), así como el espejo retrovisor y los espejos laterales. Esto puede ayudar a maximizar tu visibilidad lateral y trasera, evitando que te pierdas alguna situación a tu alrededor. Además, limpiar tu parabrisas y tus ventanas con papel periódico ayudará a remover las manchas que puedan afectar tu visibilidad* durante la noche. Cuando tus ventanas estén limpias, intenta no tocarlas o limpiarlas con tu mano, ya que el aceite de tu piel puede mancharlas y provocar un reflejo cuando la luz se dirija a ellas. En lugar de eso, guarda un trapo limpio en la guantera o en la consola central para que lo tengas a la mano cuando necesites limpiar tus parabrisas.

Permanece alerta

No debería ser necesario decirlo, pero siempre deberías evitar conducir distraído*. Detente para estirar tus piernas y conseguir alimentos si estás en un viaje largo. Si estás cansado, asegúrate de descansar antes de regresar al camino. Puede ser difícil determinar qué tan rápido manejas, así que baja la velocidad y asegúrate de que estás siguiendo a los otros vehículos a una distancia segura. Sé considerado con los otros conductores y no uses luces altas si hay tráfico contrario o si estás siguiendo a otro vehículo.

Ya sea un poco después del anochecer o justo antes del amanecer, estos consejos de seguridad pueden ayudarte a no sufrir percance alguno.

*La información en el enlace está disponible sólo en inglés

Originalmente publicado el 19 de noviembre del 2015.