Recupera tu cotización guardada

Ad Widgets

Contenido principal
5 mitos falsos sobre el alquiler | El blog de Allstate

5 mitos falsos sobre el alquiler de viviendas

Como inquilino, ya sea que busques un apartamento nuevo o intentes comprender los términos y los matices de tu contrato de alquiler actual, hay mucha información que se debe considerar. Esto puede generar cierta cantidad de desinformación. Aquí hay algunos mitos de alquiler que puedes haber escuchado y la verdad… Allstate https://i0.wp.com/blog.allstate.com/wp-content/uploads/2018/02/iStock-525489248.jpg?fit=1928%2C1555&ssl=1

Como inquilino, ya sea que busques un apartamento nuevo o intentes comprender los términos y los matices de tu contrato de alquiler actual, hay mucha información que se debe considerar. Esto puede generar cierta cantidad de desinformación. Aquí hay algunos mitos de alquiler que puedes haber escuchado y la verdad detrás de ellos.

Mito #1: Los costos y términos de alquiler no son negociables

Cuando buscas un departamento nuevo o una casa en alquiler, seguramente quieras mantenerte dentro de tu presupuesto. Sin embargo, ten en cuenta que el precio de alquiler puede ser negociable, dice MONEY*. Si bien esto es más probable al tratarse de arrendador de una propiedad independiente, no temas preguntarle a un administrador de propiedades o un profesional de arriendos de un complejo de apartamentos si hay alguna concesión que puedan ofrecer. Si bien es posible que no puedan ofrecer un pago de alquiler mensual más bajo, tal vez puedan hacer el acuerdo más atractivo de otras maneras, como no cobrar la tarifa de aplicación, el depósito de seguridad o la tarifa de estacionamiento, u ofrecer un mes gratis si firmas un contrato de alquiler a largo plazo.

Mito #2: Una vez que firme el contrato de alquiler, debo terminar mi periodo de arrendamiento

Esto puede variar en función del contrato de alquiler que firmes, pero comúnmente hay una forma de salirse del contrato de arrendamiento, dice The Spruce*. Antes de firmar en la línea punteada, pregunta acerca de la política de cancelación del arrendamiento de la propiedad. Las pólizas comunes de cancelación del arrendamiento van desde una multa fija o equivalente de un mes de alquiler hasta la pérdida de tu depósito de seguridad o el monto total del alquiler adeudado hasta el final del plazo del arrendamiento. Además, muchos estados han adoptado leyes de arrendadores e inquilinos que les permiten a los inquilinos romper su contrato de alquiler sin penalidad bajo instancias específicas y claramente delineadas, agrega The Spruce. El sitio web de la Agencia de Protección de Propietarios* proporciona una descripción general y una recopilación de estas leyes y estatutos específicos del estado.

Mito #3: el arrendador es responsable de todas las reparaciones y reemplazos

Si bien muchos estados han adoptado la Ley Uniforme de Propietarios e Inquilinos* o han promulgado su propia versión de la ley que exige que los propietarios “mantengan las instalaciones en condiciones habitables”, siempre es buena idea verificar minuciosamente tu contrato individual antes de firmar para ver exactamente qué está cubierto y qué no. No es raro que un arrendador exija a un inquilino que repare o reemplace artículos tales como persianas rotas o que deduzca este costo del depósito de seguridad del inquilino al momento de mudarse.

Mito # 4: Puedo confiar en que obtendré todo mi depósito de seguridad cuando me mude

En la mayoría de los casos, alquilar requiere un depósito por adelantado para cubrir los costos (más allá del desgaste normal) incurridos como resultado de tu alquiler. Si dejas tu apartamento en las mismas condiciones que estaba cuando te mudaste (nuevamente, menos el “desgaste normal”), entonces se te puede reembolsar el depósito de seguridad completo. Sin embargo, asegúrate de haber leído tu contrato de arrendamiento y de comprender los anexos de daños y depósitos de seguridad que describen lo que puede deducirse de tu depósito. Además, considera solicitar un recorrido de tu apartamento con el propietario cuando llegues y cuando te vayas. Muchos propietarios y administradores de propiedades entregan un formulario de inspección de alquiler para que completes detallando la condición de tu departamento al momento de la mudanza. Esto puede ayudar a garantizar que no se te responsabilice por problemas pendientes o condiciones negativas al mudarse que ocurrieron o existieron antes de que te mudaras. Independientemente de cómo el propietario o el administrador de la propiedad maneje las inspecciones, asegúrate de realizar tu propio recorrido para verificar estos problemas comunes*.

Mito #5: no hay nada que pueda hacer acerca de un vecino ruidoso

Antes de resignarte a un futuro de noches sin dormir, hay pasos que puedes tomar para tratar de remediar la situación. Primero, informa al arrendador o al administrador de la propiedad acerca del problema del ruido, idealmente por escrito, teniendo cuidado de documentar cada incidente en el futuro. Si el arrendador no puede o no quiere remediar el problema, considera mantener una conversación cordial con el vecino infractor o entregarle una nota cortés, asegurándote de explicar por qué exactamente el ruido es molesto, agrega Apartment Therapy*. A menudo, tus vecinos no son conscientes de tu horario y necesidades o incluso pueden desconocer por completo el nivel del problema.

Para evitar quedar atrapado en una situación incómoda con un vecino ruidoso, hay un par de cosas que puedes hacer antes de firmar un contrato de arrendamiento. En primer lugar, siempre que sea posible, busca un apartamento en el piso más alto. Esto no necesariamente eliminará el ruido potencial de los vecinos con los que compartes paredes, pero puede ayudar a eliminar el problema de ruidos en el techo. En segundo lugar, revisa tu contrato de arrendamiento para conocer cualquier cláusula acerca de ruido que penalice a los residentes por infracciones relacionadas al ruido, como en este ejemplo descrito por The Balance*. Finalmente, puedes solicitar un anexo de ruido que te otorgue la opción de mudarte a otro apartamento dentro del edificio o terminar tu contrato de arrendamiento sin penalización si te encuentras en una situación no resuelta de vecinos ruidosos. Tu arrendador no tiene la obligación de incluir este tipo de anexo, pero no está de más preguntar y ofrecerte un poco más de protección.

Armado con este conocimiento, podrás firmar un contrato de alquiler con más confianza de comprender tus derechos y opciones como inquilino. Un punto a tener en cuenta: cuando tengas dudas, siempre pregúntale al arrendador o al administrador de la propiedad antes de suponer algo.

*La información en el enlace está disponible sólo en inglés.