Recupera tu cotización guardada

Ad Widgets

Contenido principal
Cómo cambiar una llanta ponchada

Cómo cambiar una llanta ponchada

Cambiar una llanta ponchada puede ser ciertamente un inconveniente, pero también es algo manejable si estás preparado(a) con las herramientas y el conocimiento adecuado. Reparar una llanta ponchada es algo que todo conductor debería saber. Conocer estos pasos básicos puede ayudarte a volver a la carretera y, posiblemente, a evitar… Allstate https://i1.wp.com/blog.allstate.com/wp-content/uploads/2018/02/hands-turning-wrench-removing-lug-nuts-on-tire_istock.jpg?fit=684%2C456&ssl=1
Imagen de persona cambiando llanta ponchada con una llave de cruz

Cambiar una llanta ponchada puede ser ciertamente un inconveniente, pero también es algo manejable si estás preparado(a) con las herramientas y el conocimiento adecuado. Reparar una llanta ponchada es algo que todo conductor debería saber.

Conocer estos pasos básicos puede ayudarte a volver a la carretera y, posiblemente, a evitar una emergencia.

  1. Coloca las cuñas para ruedas en su lugar
  2. Retira el tapón
  3. Afloja las tuercas de la llanta
  4. Eleva el carro
  5. Retira las tuercas y la llanta ponchada
  6. Coloca la llanta de emergencia en su lugar
  7. Ajusta las tuercas de la llanta
  8. Baja el carro
  9. Ajusta las tuercas nuevamente

Pasos para cambiar una llanta ponchada

Si tienes una llanta ponchada, detén el carro en un sitio seguro. La mejor zona es lejos del tránsito, sobre una superficie plana y firme (no en un sitio con pasto o tierra blanda) y no en un punto ciego o una curva, aconseja Consumer Reports. Asegúrate de colocar el freno de mano (a veces llamado freno de emergencia) y de encender tus luces intermitentes, incluso durante el día, para ayudar a que otros conductores te vean, recomienda Cars.com.

Después de que te hayas detenido de manera segura, puedes revisar tu manual de usuario del auto. The Humble Mechanic afirma que normalmente estos manuales ofrecen muy buena información acerca de cómo cambiar una llanta en tu carro.

En general, necesitarás las siguientes herramientas para cambiar la rueda:

  • Cuñas
  • Llave de cruceta
  • Gato
  • Medidor de presión para llantas
  • Inflador portátil de llantas

Cuando tengas listas las herramientas adecuadas, sigue los pasos estándar que se describen a continuación para cambiar la llanta ponchada:

1. Coloca las cuñas en su lugar

Las cuñas para ruedas, también conocidas como calzos o bloqueos de ruedas, son triángulos hechos de un material fuerte que se coloca debajo de las llantas para evitar que el carro se desplace. Se colocan delante y detrás de la rueda que se encuentra en diagonal de la rueda que tú precisas cambiar, según Cars.com.

2. Retira el tapón

Cuando inicias el proceso para retirar la rueda, The Humble Mechanic aconseja que tengas cuidado pues el tapón, las tuercas y la llanta pueden estar calientes a causa de la fricción creada cuando el carro estaba en movimiento; deja pasar unos minutos para que se enfríen.

Si tu tapón no tiene tornillos, usa el extremo plano de tu llave de cruceta para removerlo, aconseja Popular Mechanics. Si tu tapón tiene tornillos, aflójalos y retira el tapón. (Si no estás seguro(a) acerca del tipo de tapón de tu carro o sobre cómo retirarlo, consulta tu manual de usuario).

3. Afloja las tuercas de la llanta

Las tuercas de la llanta son piezas de metal que se ajustan a los tornillos que mantienen a las ruedas en su sitio. Usa tu llave de cruceta y afloja (pero no retires) las tuercas de la llanta, aconseja Pep Boys. Haz esto mientras el carro continúa a ras del suelo, pues las tuercas de la llanta pueden estar tan ajustadas que necesitarás usar el peso de tu cuerpo para aflojarlas, según indica CNN. Recuerda que si tienes bloqueos de llantas en las ruedas, es posible que necesites usar un adaptador especial para removerlas.

4. Eleva el carro
Consulta el manual del usuario para averiguar dónde colocar el gato, dice Popular Mechanics. Estos son llamados puntos de aplicación del gato y con frecuencia se indican a través de una ranura en el chasis o la carrocería de tu vehículo. Ubicar bien el gato ayuda a aumentar la estabilidad y puede minimizar las posibilidades de dañar tu carro, agrega Popular Mechanics. Gira lentamente la manija del gato en el sentido de las agujas del reloj para elevar el carro, teniendo en cuenta que precisas espacio suficiente para colocar la llanta de repuestos inflada.

5. Retira las tuercas y la llanta ponchada

Una vez que el carro haya sido elevado con el gato, retira las tuercas de la llanta y colócalas en un sitio cercano, sugiere Popular Mechanics. Un buen truco es colocarlas sobre el tapón dado vuelta, para que no rueden y se pierdan. Luego retira la llanta ponchada jalando fuerte, nos dice ese sitio web.

6. Coloca la llanta de emergencia en su lugar

Coloca la llanta de repuesto en la rueda alineándola con los tornillos de la rueda (que son los sujetadores roscados sobre los que colocas las tuercas de la llanta para asegurar la rueda), aconseja Popular Mechanics.

7. Ajusta las tuercas de la llanta

Reemplaza las tuercas de la llanta. Ajústalas con la mano, pero no uses la llave de cruceta mientras la rueda se encuentre en el aire, advierte Popular Mechanics, porque esto puede hacer que el carro se caiga del gato.

8. Baja el carro

Baja lentamente el carro girando la manija del gato en sentido contrario a las agujas del reloj, nos dice Popular Mechanics. Una vez que las ruedas estén tocando el suelo, puedes retirar el gato, aconseja Pep Boys.

9. Ajusta las tuercas nuevamente

Toma tu llave de cruceta y ajusta las tuercas por última vez siguiendo un patrón entrecruzado, como se describe en tu manual de usuario, nos dice Popular Mechanics. Popular Mechanics advierte que no ajustarlas totalmente puede crear una situación insegura.

Recuerda que las llantas temporales, que son más pequeñas que las llantas estándar, realmente están hechas para ser temporales, dice Cars.com. La mayoría de los fabricantes recomienda conducir a menos de 55 mph y por menos de 100 millas con una llanta temporal de repuesto.

Si encuentras un problema al cambiar una llanta, comunícate con un profesional para pedirle ayuda. Además, si no te sientes cómodo(a) cambiando una llanta tú mismo(a), es posible que quieras contratar un plan de asistencia en carretera y tener a mano la información de contacto en caso de una emergencia. 

Recibe una cotización rápida y personalizada hoy mismo.

Consejos de seguridad para cambiar llantas 

1. Mantén tus herramientas a mano

Mantén todas las herramientas que necesites para cambiar una llanta ponchada en la cajuela de tu carro, sugiere Popular Mechanics. Nunca sabes cuándo sucederá la próxima llanta ponchada.

2. Revisa tu llanta de repuesto periódicamente

Tu manual de usuario debe tener instrucciones y precauciones de seguridad para tu llanta de repuesto, dice Pep Boys. Usa un medidor de presión de las llantas para revisar la de repuesto, sugiere Cars.com. La mayoría de las llantas de repuesto temporales o “compactas” deben inflarse a aproximadamente 55 a 60 libras de aire. Si tu medidor no lee una presión tan alta, haz que un profesional la revise por ti.

3. Practica

Practica algunas veces en tu entrada para el auto o en otro espacio seguro donde cuentes con mucho espacio, aconseja Consumer Reports. De esa manera, podrás sentirte con más confianza cuando necesites cambiar una llanta en la carretera.

Saber cómo cambiar una llanta ponchada es un conocimiento útil en caso de una emergencia y puede ayudarte a evitar que quedes varado(a) en la carretera.