Recupera tu cotización guardada

Ad Widgets

Contenido principal
Consejos para organizar tu apartamento | Blog de Allstate

Consejos para organizar tu apartamento

Los habitantes de apartamentos a menudo tienen un espacio habitable limitado, lo que significa que simplemente no hay espacio suficiente para acumular el desorden de la misma manera en que un propietario con un sótano, un ático y un garaje podrían sentirse tentados a hacerlo. Sin embargo, el desorden aún… Allstate https://i0.wp.com/blog.allstate.com/wp-content/uploads/2016/06/room-full-of-clutter_iStock_cropped.jpg?fit=684%2C512&ssl=1
Apartamento desordenado

Los habitantes de apartamentos a menudo tienen un espacio habitable limitado, lo que significa que simplemente no hay espacio suficiente para acumular el desorden de la misma manera en que un propietario con un sótano, un ático y un garaje podrían sentirse tentados a hacerlo. Sin embargo, el desorden aún puede aparecer y acumularse en tu apartamento. Aquí hay algunos consejos sobre cómo llevarle la delantera al desorden con algunas medidas proactivas que puedes realizar hoy.

1. Comienza de a poco – Limpia una habitación a la vez

Al igual que con cualquier hábito nuevo, es posible que desees comenzar de a poco si tu nuevo enfoque se va a mantener. Elige una habitación (o un cajón o armario) para abordar y una nueva medida proactiva para implementar cada semana, y podrás encaminarte en poco tiempo.

2. Divide y conquista el desorden existente

Antes de poder implementar nuevas técnicas de organización, deberás hacer un inventario de lo que tienes. Reúne artículos similares en un área (como todos los artículos de limpieza de la cocina, el baño y el área de lavado) y luego deshazte de todo lo que haya caducado. También puedes tomar nota de tu inventario total y considerar qué hacer con cualquier artículo duplicado antes de devolverlo a su lugar apropiado. Continúa este proceso con todos los artículos similares en tu apartamento, separando todo en montones de artículos para guardar, donar, reciclar o tirar.

Recibe una cotización rápida y personalizada hoy mismo.

3. Echa un segundo vistazo a lo que queda

Una vez que hayas limpiado las cosas que absolutamente no necesitas guardar, es hora de echar un segundo vistazo a los artículos que quedan y el espacio que tienes disponible. Pregúntate por qué te aferras a esos artículos: ¿Sirven un propósito? ¿Tienen algún valor sentimental? Incluso puedes hacerte una pregunta central del libro de Marie Kondo titulado “La magia del orden”: ¿Este objeto provoca alegría? Date permiso para dejar ir aquellas cosas que ya no sirven un propósito o ya no traen felicidad a tu hogar. ¿Aún sigues aferrándote a ese suéter que tu tía te dio hace tres cumpleaños? Nunca lo usarás y está ocupando un valioso espacio en tu cajón. ¡Dónalo!

4. Reconsidera el almacenamiento sentimental

Todos tenemos esa caja de boletas de calificaciones y proyectos de arte de la escuela primaria. Libera espacio de almacenamiento tomando fotos o escaneándolos digitalmente en tu computadora y desechando los originales, quizás guarda uno o dos artículos preciados.

5. Decide a dónde debería ir todo

Ahora que has reducido tus pertenencias a los artículos que deseas o necesitas en tu casa, es hora de elegir un lugar para cada cosa. Esto puede significar algo distinto para cada persona, pero es posible que quieras pensar en mantener todos los artículos similares en un lugar común o tener los artículos en el lugar exacto donde los usas. Por ejemplo, puedes intentar poner las facturas en tu archivador, para que puedas archivarlas tan pronto como hayan sido pagadas. Esto puede ayudar a que guardar las cosas sea más fácil cuando hayas terminado con ellas.

6. Organízate con contenedores de almacenamiento

Una vez que hayas decidido dónde irá todo, decide qué tipo y cuánto necesitarás respecto a los contenedores de almacenamiento. El hecho de que tus productos para el cabello y el maquillaje compartan un cajón no significa que no se merecen su propio espacio. Sepáralos con recipientes de plástico transparente para asegurarte de que puedas tomar exactamente lo que estás buscando cada vez que metas la mano en el cajón.

7. Prevén el desorden futuro

Para ayudar a prevenir que el desorden regrese, deberás ser proactivo y hacer de la organización una parte de tu rutina diaria. Ya sea mediante el uso de una aplicación de recordatorio o el uso de un buen calendario a la antigua, programa tareas recurrentes para evitar que te sientas abrumado. Algunos ejemplos de tareas que valen la pena programar pueden incluir activar recordatorios como:

  • Todos los lunes, limpia un cajón.
  • Todos los martes y viernes, camina alrededor de tu apartamento y devuelve todos los artículos extraviados a sus lugares apropiados.
  • Todos los miércoles, haz frente a esa pila de correo o papeleo en tu escritorio.
  • Todos los domingos, ordena tu despensa.
  • Una vez al mes, vuelve a doblar la ropa en tu vestidor.
  • Una vez cada dos semanas, limpia y reorganiza el refrigerador y el congelador.
  • Una vez cada temporada, echa un vistazo a lo que no has usado y dónalo.

8. Regresa los artículos a su lugar

Cada vez que te muevas de una habitación a otra, echa un vistazo y ve qué elementos están fuera de su lugar y necesitan ser devueltos a su lugar. Esto puede convertirse rápidamente en algo instintivo y tomar un segundo extra en ese momento puede significar más tiempo libre y menos limpieza en tus noches y fines de semana. Después de un rato, observa qué elementos están constantemente fuera de lugar y piensa en crear un hogar para ellos en los espacios donde tienden a usarse.

9. Crea más espacio de almacenamiento

Cuando llega el momento de desprenderse de los viejos muebles usados, considera pensar en el potencial de almacenamiento al elegir tus nuevos muebles. Los cajones y los gabinetes son tus amigos. Poder ayudar a mantener las superficies despejadas y objetos diversos fuera de la vista puede permitir que tu mente descanse sin todo el desorden visual. ¿Tienen tu apartamento o muebles estanterías abiertas? Es recomendable considerar el uso de cestas para colocar los artículos más pequeños, lo que ayuda a mantenerlos fuera de la vista, pero al alcance de la mano para el uso diario.

10. Piensa más ante nuevas compras

Un simple principio de ordenar a mantener es la regla de “uno adentro, otro fuera” del autor minimalista, Francine Jay. Te has tomado el tiempo de asignar un espacio para cada artículo que tienes, así que no deshagas todo tu trabajo arduo agregando elementos adicionales. Cada vez que traigas algo nuevo a casa, trata de deshacerte de un objeto existente. En poco tiempo, pensarás mucho más sistemáticamente sobre nuevas compras y si merecen o no el espacio que requieren.

Con estos consejos, puedes ayudar a crear un espacio más ordenado y pronto tu apartamento puede comenzar a sentirse como tu hogar, dulce hogar nuevamente.