Recupera tu cotización guardada

Ad Widgets

Contenido principal
Consejos para ahorrar dinero en tus servicios públicos | Blog de Allstate

Inquilinos: 7 maneras de ahorrar dinero en tus servicios públicos

Alquilar un departamento en lugar de ser propietario de una casa puede significar tener menos control sobre tu entorno. Sin embargo, cuando se trata de ahorros de energía, existen muchos pasos que pueden ayudarte a reducir la cantidad de dinero que gastas en servicios públicos cada mes. Te compartimos siete… Allstate https://i0.wp.com/blog.allstate.com/wp-content/uploads/2017/06/ThinkstockPhotos-656652922.jpg?fit=4279%2C2803&ssl=1

Alquilar un departamento en lugar de ser propietario de una casa puede significar tener menos control sobre tu entorno. Sin embargo, cuando se trata de ahorros de energía, existen muchos pasos que pueden ayudarte a reducir la cantidad de dinero que gastas en servicios públicos cada mes. Te compartimos siete consejos rápidos y sencillos que te pueden ayudar a comenzar a ahorrar dinero en poco tiempo.

1. Considera utilizar bombillas de ahorro de energía

Utilizar bombillas fluorescentes compactas (CFL, por sus siglas en inglés) puede ser uno de los cambios más económicos* que puedes hacer para ayudar a ahorrar dinero en energía. De acuerdo con EnergyStar.gov, las bombillas certificadas por Energy Star utilizan aproximadamente de 70 a 90% menos energía que las bombillas incandescentes tradicionales y pueden ayudarte a ahorrar entre $30 y $80 por bombilla. Comienza cambiándolas en los accesorios que se usan con mayor frecuencia y cuando puedas permitírtelo cambia el resto. Te sorprenderás de lo poco que tendrás que reemplazar las bombillas una vez que hayas hecho el cambio. Ten en cuenta que las bombillas incandescentes tradicionales tienen un promedio de vida de 750 a 1,000 horas, mientras que las lámparas fluorescentes compactas tienen una vida útil promedio de 6,000 a 15,000 horas, según EnergyStar.gov.

2. Cámbiate a un termostato programable

Si estás pagando servicios públicos de manera individual pero no tienes un termostato programable en tu apartamento, considera presentarle a tu arrendador la opción de instalar uno. Poder establecer tu termostato basándote en un horario significa que no tendrás que recordar cambiar la temperatura cada vez que salgas de casa.

Si no tienes un termostato programable* y tu arrendador no te permite instalar uno, podrías considerar programar notificaciones en tu teléfono inteligente para ayudarte a recordar a qué horas del día deseas bajar o elevar la temperatura. De acuerdo con Energy.gov, puedes obtener ahorros anuales de hasta 1% por períodos de ocho horas por cada grado que bajes en tu termostato.

3. Optimiza las cubiertas de tu ventana

Dependiendo de la temporada, hay algunos trucos que puedes considerar para ayudar a regular la temperatura de tu apartamento. En invierno, deja que el sol te ayude un poco, manteniendo tus persianas abiertas durante un día soleado, dice U.S. News and World Report*. Esto puede permitir que el calor del sol caliente naturalmente tu espacio durante el día. Esto, por supuesto, no sustituye el mantener la calefacción encendida, pero podrás bajar el ajuste de la temperatura en tu termostato sin perder demasiado calor. Si vives en un área con inviernos especialmente fríos, considera la posibilidad de usar una película temporal de plástico para la ventana, que puede ayudar a bloquear el frío y el viento, dice Popular Mechanics*. La película transparente se aplica directamente al cristal de la ventana de manera que apenas notarás que está allí y podrás utilizar tus persianas. Esto es barato (por lo general menos de $1 por ventana), probablemente no causará daños a las ventanas y por lo general se puede quitar fácilmente al final de la temporada, dice Popular Mechanics.

En verano, ayuda a disminuir la carga de trabajo de tu sistema de enfriamiento manteniendo las persianas cerradas hasta que llegues a casa por la noche. Cerrando las persianas o añadiendo cortinas pesadas, puedes limitar la cantidad de luz solar que entra a tu apartamento, ayudando así a reducir la cantidad de calor que la luz del sol puede crear dentro de tu espacio. De acuerdo con Energy.gov*, si cierras y bajas completamente las persianas en una ventana que recibe mucho sol, puedes ayudar a reducir el calor entre un 33% y 45%.

4. Utiliza accesorios de flujo bajo

El uso de accesorios que reducen el flujo de agua puede ayudarte a reducir la cantidad que usas y potencialmente reducir tu factura de agua. Puedes reemplazar los accesorios existentes o agregar un accesorio a los grifos de la ducha, del cuarto de baño y de la cocina para ayudar a reducir la cantidad de agua utilizada sin sacrificar su presión. Invertir en accesorios de bajo flujo puede ayudarte a ahorrar entre el 25% y 60% en el uso del agua, dice Energy.gov. Asegúrate de obtener el permiso del arrendador antes de intercambiar los accesorios y recuerda volver a colocar los accesorios originales cuando te mudes.

5. Haz que tus aparatos funcionen mejor

Desafortunadamente, los electrodomésticos grandes como lavaplatos, lavadoras y secadoras de ropa están típicamente fuera del control del inquilino. Sin embargo, hay algunos pasos que puedes tomar para ayudar a que los aparatos existentes funcionen de manera más eficiente para ti. Al usar un lavaplatos, sáltate la opción de enjuagar los platos antes de tiempo. La mayoría de los lavaplatos nuevos puede eliminar los residuos de alimentos sin la ayuda de un pre lavado, dice Consumer Energy Alliance*. Esto puede ayudarte a conservar el agua y reducir el consumo de energía. Para electrodomésticos más antiguos, tendrás que experimentar un poco para ver cómo funciona utilizar poco enjuague. Otro truco es usar el ajuste de secado por aire en lugar de la configuración de secado por calor para tu lavavajillas. De acuerdo con Consumer Energy Center, puedes ahorrar entre el 15% y 50% de la energía de tu lavavajillas al hacer esto.

En cuanto a tu lavadora, considera esperar lavar tu ropa hasta que tengas una carga completa y siempre usa agua fría o tibia (en lugar de caliente), a menos que estés lidiando con problemas serios de manchas, menciona Energy.gov*. Recuerda que casi el 90% del consumo de energía de las lavadoras es al momento de calentar el agua, dice EnergyStar.gov*.

Otro sencillo paso que a menudo se pasa por alto y que puedes tomar al lavar tu ropa es limpiar la trampa de pelusa en tu secadora de ropa después de cada uso, dice Consumers Energy*. Esto ayuda a asegurar un flujo de aire adecuado durante el ciclo de secado. Un mejor flujo de aire significa tiempos de secado más cortos, lo que por supuesto significa que ahorrarás electricidad. Lleva los ahorros de energía un paso más allá: considera comprar una estación de secado y deja que la ropa se seque al aire libre, siempre que sea posible. Puedes encontrar una versión plegable, que no ocupa mucho espacio cuando no está en uso, en la mayoría de los grandes almacenes.

6. Desenchufa tus aparatos electrónicos

Si bien hay aparatos electrónicos que utilizamos todos los días, hay muchos que permanecen conectados constantemente sin ser utilizados por varios días. Cuando los electrodomésticos permanecen conectados pero no están en uso, continúan usando una pequeña cantidad de energía (llamada “energía fantasma”) simplemente permaneciendo conectado a la toma, indica Energy.gov*. Tómate el tiempo de revisar cada enchufe en tu apartamento, luego toma nota de los elementos que podrían permanecer desenchufados cuando no se usan. Con el fin de apagar múltiples dispositivos al mismo tiempo, considera la posibilidad de aprovechar los reguladores de energía para hacer el proceso de ahorro de energía aún más fácil, dice Energy.gov

7. Ponte en contacto con tu empresa de servicios públicos

Muchas empresas de servicios públicos tienen programas e incentivos para ayudar a estimular a sus clientes a reducir el consumo de energía. Toma unos minutos para visitar el sitio web de tu compañía de servicios públicos para ver cómo podrías ahorrar aún más basado en las medidas de eficiencia energética que ya hayas puesto en práctica.

Individualmente, estas medidas de ahorro pueden parecer insignificantes, pero realmente pueden sumar beneficios pronto y, una vez que las hayas tomado unas cuantas veces, se volverán tu segunda naturaleza. Pronto querrás buscar aún más maneras de ahorrar en servicios públicos.

*La información en el enlace está disponible sólo en inglés.