Recupera tu cotización guardada

Ad Widgets

Contenido principal
Consejos para mantenimiento de las puertas de garaje | Blog de Allstate

Consejos para el mantenimiento de las puertas de garaje

La puerta de un garaje es la parte móvil más grande en tu casa, según Bob Vila*. Para ayudar a asegurar que te ofrezca acceso fácil, seguro y confiable, es importante mantener la puerta y el cerrojo funcionando correctamente. Una rutina de mantenimiento básico puede ayudarte a prolongar la vida útil de… Allstate https://i2.wp.com/blog.allstate.com/wp-content/uploads/2015/04/153269989-684x340.jpg?fit=684%2C340&ssl=1

La puerta de un garaje es la parte móvil más grande en tu casa, según Bob Vila*. Para ayudar a asegurar que te ofrezca acceso fácil, seguro y confiable, es importante mantener la puerta y el cerrojo funcionando correctamente.

Una rutina de mantenimiento básico puede ayudarte a prolongar la vida útil de tu puerta de garaje. La International Door Association* (IDA) recomienda revisar y probar tu sistema de puerta de garaje cada mes. Esto incluye examinar el cerrojo de la puerta, los resortes, los rodillos, los cables y poleas para encontrar cualquier señal de desgaste. La IDA menciona que también debes asegurarte de que la puerta esté lubricada y balanceada y seguir los pasos de mantenimiento incluidos en el manual del propietario.

A continuación te damos algunos consejos para el mantenimiento de puertas de garaje.

Balance 

La IDA menciona que una de las primeras pruebas que debes hacer es revisar el balance de la puerta de tu garaje.

Para saber si la puerta está balanceada, la IDA recomienda seguir los siguientes pasos:

  1. Cierra la puerta del garaje.
  2. Hala la palanca de desenganche de la puerta para permitir la operación manual.
  3. Levanta la puerta unos 3 o 4 pies sobre el suelo. Si permanece abierta, tu puerta está equilibrada correctamente. Si no, considera contactar a un técnico para ajustarla.

Lubricación

La IDA recomienda lubricar regularmente todas las partes móviles de tu puerta de garaje durante el mantenimiento. Según Bob Vila, esto incluye rodillos, rodamientos, bisagras, resortes y cadenas. Para empezar, pon una gota de aceite de motor en cada rodillo, lo que llevará el aceite a los rodamientos cuando se muevan. Luego lubrica ligeramente las bisagras y resortes para que el sistema tenga menos probabilidades de quedarse atorado. Una columna de consejos para el hogar en el Washington Post* indica que los fabricantes de puertas de garaje sugieren usar un lubricante de silicona o aceite ligero para bisagras, resortes y cadenas, pero no se debería aplicar en piezas de plástico.

Recibe una cotización rápida y personalizada hoy mismo.

Resortes y carriles

Dar una inspección visual regular a los resortes, carriles y otras partes de la puerta es una buena manera de ayudar a prevenir el mal funcionamiento debido al desgaste, dice la IDA. Desafortunadamente, no hay una manera saber cuánto tiempo más durarán los resortes, indica Bob Vila. Pero si realizas una inspección mensual es más fácil detectar problemas. Si los resortes todavía están en buena forma, un niño mayor debería poder abrir la puerta manualmente cuando está desconectada del motor. Si encuentras un problema con los resortes, la IDA recomienda llamar a un técnico certificado para la reparación o reemplazo, ya que los resortes están bajo alta tensión y podrían causar lesiones serias.

Para mantener las pistas o carriles, revísalos cada mes y limpia o aspira cualquier residuo que pueda haber en el camino de los rodillos, indica Vila. También revisa si están alineados (en paralelo unos con otros) para evitar el arrastre de ruedas, que puede causar un desgaste prematuro, indica el Washington Post. Si notas que los carriles están fuera de alineación, el Post recomienda aflojar los tornillos en los soportes del carril, enderezar los carriles y luego apretar de nuevo los tornillos.

Sensibilidad

Según DIY Network*, es posible ajustar la sensibilidad de la mayoría las puertas de garaje. Bob Vila explica que es posible revisar la fuerza de cierre poniendo un pedazo de madera de 2×4 debajo de la puerta y cerrándola. Si la puerta rebota hacia arriba cuando golpea la madera, lo más seguro es que su nivel de sensibilidad sea apropiado. Si no, puede que sea necesario reducir la fuerza a través de un ajuste en el sistema de puerta de garaje.

Estar al pendiente de la condición de tu puerta de garaje es la mejor manera de ayudar a prevenir problemas. Además de la revisión de estos componentes específicos cada mes, debes examinar tu sistema en caso de desgaste, óxido, piezas rotas y suciedad, dice la DIY Network. Si te encuentras con alguno de estos problemas, la IDA recomienda ponerte en contacto con un técnico de servicio para las reparaciones.

*La información en el enlace está disponible sólo en inglés.