Recupera tu cotización guardada

Ad Widgets

Contenido principal
Mitos falsos acerca de las tormentas de hielo y nieve | Blog de Allstate

Mitos falsos acerca de las tormentas de hielo y nieve

En muchas partes del país, la nieve, el hielo y las temperaturas frías son una rutina anual. Sin embargo, es posible que algunas cosas que hayas escuchado sobre cómo lidiar con las tormentas de hielo y nieve no sean correctas. Estos son algunos mitos falsos sobre el clima de invierno.… Allstate https://i0.wp.com/blog.allstate.com/wp-content/uploads/2017/11/Snow-Plow-Snowstorm-cropped_iStock.png?fit=1240%2C632&ssl=1

En muchas partes del país, la nieve, el hielo y las temperaturas frías son una rutina anual. Sin embargo, es posible que algunas cosas que hayas escuchado sobre cómo lidiar con las tormentas de hielo y nieve no sean correctas. Estos son algunos mitos falsos sobre el clima de invierno.

Mito #1: Hace demasiado calor como para que nieve hoy

No hay nada más extraño que un día de 55 grados Fahrenheit (13 grados centígrados) con pronóstico de nieve. ¿Cómo puede ser eso posible? Steven Welch, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en Buffalo, Nueva York, ofrece una explicación. Indica que esto se podría deber a que un frente frío en camino traiga consigo temperaturas dramáticamente más frías, preparando el escenario para la nieve.

—Una masa de aire frío (aire polar o ártico) que viene del norte o del oeste, generalmente detrás de un frente frío, puede causar un cambio de patrón climático que sea más favorable para la nieve — menciona.

Mito #2: Una fuerte nevada es lo mismo que una ventisca

—En realidad, no es necesario que caiga nieve para que haya una ventisca — dice Welch. Para que se declare una advertencia de ventisca, deben cumplirse o esperarse ciertas condiciones específicas, según el Servicio Meteorológico Nacional* (NWS, por sus siglas en inglés): vientos de 35 mph o más con nieve que cae o que sopla y tu visibilidad tiene que ser menor de un cuarto de milla por tres horas o más.

—Puede haber nieve pesada y poca visibilidad, pero no se lo considera una ventisca debido a la falta de viento fuerte — agrega Welch. Incluso hay algo llamado “ventisca terrestre”, en la cual la nieve que ya está en el suelo crea condiciones de ventisca, señala el NWS*.

Mito # 3: El suelo no está congelado, por lo que la nieve no se acumulará

Incluso si el suelo está por encima del punto de congelación, la nieve puede empezar a acumularse a medida que cae y después derretirse y enfriar el suelo, dice Welch. Y este es generalmente el caso incluso en días de temperaturas por encima del punto de congelación, agrega. Los meteorólogos pueden medir varios metros bajo tierra para ver qué tan profundo está congelado o descongelado el suelo, explica. El suelo típicamente se congela de arriba hacia abajo. En terrenos más cálidos, la nieve puede derretirse al principio, pero a medida que la temperatura comience a bajar, se puede formar una fina capa de hielo o una capa de fango antes de que la nieve empiece a acumularse.

Mito # 4: Las alertas y advertencias del clima no son importantes

Es posible que no puedas cambiar lo que viene, pero sí puedes estar preparado. Los avisos, alertas tempranas y advertencias de clima del Servicio Meteorológico Nacional* deben tomarse en serio. El NWS emite un aviso de clima invernal cuando se espera la caída de nieve, pero las condiciones no son lo suficientemente peligrosas como para justificar una advertencia. Emite una advertencia de tormenta de invierno cuando un evento meteorológico peligroso significativo está a punto de ocurrir o está ocurriendo. El NWS emite una alerta temprana de tormenta invernal cuando existe la posibilidad que el clima invernal sea peligroso. Los criterios pueden variar según la región, dice NWS*.

Si debes conducir durante una tormenta invernal, disminuye la velocidad y procede con precaución, aconseja el NWS*, ya que las condiciones en la carretera pueden cambiar rápidamente. El NWS también recomienda mantener un kit de emergencia de invierno en tu auto.

Mito # 5: La sal de roca para derretir el hielo y la nieve es segura

Se puede usar la sal de roca (también llamada cloruro de sodio) para derretir el hielo y la nieve, pero es importante tener en cuenta los posibles impactos en los niños y las mascotas, señala el Centro Nacional de Envenenamiento de la Capital* (NCPC). Si usas un descongelante para derretir nieve o hielo, no uses más de la cantidad recomendada. Los descongelantes podrían irritar la piel o las patas de los animales domésticos o incluso envenenarlos si ingieren lo suficiente. El cloruro de sodio también puede causar irritación si los niños se lo ponen en la boca, según el centro. La arena, grava o arena para gatos pueden ser alternativas efectivas para ayudar a los caminantes y vehículos a ganar tracción, agrega el NCPC.

Mito # 6: Comer nieve y carámbanos no tiene riesgos

No te dejes engañar por su apariencia cristalina. Según un estudio publicado en la revista de química Environmental Science: Processes & Impacts*, la nieve recoge los contaminantes del aire a medida que cae — en particular, los compuestos tóxicos del escape del automóvil— y puede afectar tu salud si se ingiere.

Ahora que conoces la verdad acerca de estos mitos sobre el hielo y las tormentas de nieve, puedes abrigarte y disfrutar de los meses de invierno — o refugiarte en la calidez y comodidad de tu hogar.

*La información en el enlace está disponible sólo en inglés.