Recupera tu cotización guardada

Ad Widgets

Contenido principal
%%title%% | Blog de Allstate

Fundamentos de protección contra los rayos UV en el verano

Ya es de nuevo esa época del año. Cuando el mercurio del termómetro se eleva y los días son más luminosos, solo puede significar una cosa: ¡es verano! Mientras planeas excursiones a la playa y días apacibles bajo el sol, tómate un momento para pensar en la protección contra los… Allstate https://i0.wp.com/blog.allstate.com/wp-content/uploads/2018/07/iStock-665946844.jpg?fit=2121%2C1414&ssl=1

Ya es de nuevo esa época del año. Cuando el mercurio del termómetro se eleva y los días son más luminosos, solo puede significar una cosa: ¡es verano!

Mientras planeas excursiones a la playa y días apacibles bajo el sol, tómate un momento para pensar en la protección contra los rayos ultravioleta (UV) para tu familia. La radiación ultravioleta nociva de los rayos UVA y UVB del sol puede causar envejecimiento temprano de la piel y aumentar el riesgo de cáncer de piel, dice la Sociedad Americana Contra el Cáncer* (ACS, por sus siglas en inglés). Desde sombreros y gafas de sol hasta protector solar y más, estas son algunas medidas sencillas que puedes tomar para ayudarte a reducir tu exposición a los rayos UV.

Protector solar

Aunque muchos ya sabemos que el protector solar es una herramienta importante para prevenir el daño causado por los rayos UV, es importante leer detenidamente las etiquetas para obtener el máximo beneficio. Si bien ningún protector solar puede proteger por completo contra los rayos UV nocivos del sol, mientras mayor sea el factor SPF, más cobertura ofrece, de acuerdo con la ACS. Por este motivo, recomiendan usar un protector solar de espectro amplio (que ofrezca protección contra radiación UVA y UVB) con un SPF mínimo de 30. Los protectores solares con SPF de 30 ayudan a filtrar aproximadamente el 97 por ciento de los rayos nocivos cuando se usan correctamente, de acuerdo con la ACS.

El uso correcto del protector solar es esencial. Esto significa aplicar abundante protector solar y cubrir cuidadosamente todas las áreas expuestas, incluyendo las orejas, las manos y el cuello, dice la ACS. Un adulto necesitaría aproximadamente la cantidad de una palma de la mano con protector solar para cubrir sus extremidades, rostro y cuello. Si también necesitas proteger tu torso, planea usar una cantidad adicional. Y si vas a usar también repelente contra insectos o maquillaje, ponte primero el protector solar.

Las actividades acuáticas y la sudoración abundante pueden ser características de las actividades al aire libre en el verano, por lo que puede ser tentador comprar protector solar “resistente al agua”. Lee la etiqueta del producto para confirmar cuántos minutos de protección resistente a la humedad ofrece; en muchos casos, de acuerdo con la ACS, el producto solo es efectivo de 40 a 80 minutos. Deberás volver a aplicar el protector solar para mantener tu protección después de ese período.

Un último consejo, que es fácil de pasar por alto, respecto al protector solar: Revisa la fecha de caducidad. Como muchos productos, el protector solar puede perder su efectividad con el paso del tiempo. Desecha el protector que haya caducado y usa producto nuevo para garantizar que obtengas los beneficios máximos de la protección solar, aconseja la ACS.

Sombreros, gafas de sol y ropa protectora

Si bien el protector solar es un primer paso importante, los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan usar sombreros, gafas de sol y ropas protectoras para maximizar su protección contra los rayos UV. Algunas buenas opciones son las camisas holgadas de manga larga y pantalones largos de fibras con tejido cerrado. Los CDC también sugieren que las ropas de colores oscuros probablemente protejan mejor que las claras.

Los sombreros con ala ancha que protegen tu cabeza, rostro, orejas y cuello son la mejor protección contra los rayos UV, dicen los CDC. Aunque muchos preferimos las gorras de béisbol, estas generalmente no cubren las orejas y el cuello. Los CDC sugieren que uses otras ropas protectoras para minimizar la exposición de esas áreas.

Por último, las gafas de sol pueden ser tanto un accesorio elegante como una protección esencial contra el sol. Elige gafas que cubran la mayor área de tus ojos como sea posible y que ofrezcan protección tanto contra los rayos UVA como contra los UVB. Afortunadamente, de acuerdo con los CDC, la mayoría de gafas de sol que se ofrecen en los Estados Unidos cumplen con estos criterios, sin importar su costo.

Y no olvides…

Una de las medidas más sencillas que puedes tomar para ayudarte a evitar los efectos nocivos de los rayos UV es limitar tu exposición al sol durante las horas con más luz de día. La ACS y los CDC sugieren evitar los rayos del sol de las 10 a. m. a las 4 p. m., cuando son más potentes. Recuerda que los rayos del sol son más potentes a fines de la primavera y principios del verano, por lo que debes extremar precauciones en esa época.

Pero incluso si no estás jugando en la playa bajo los rayos del sol, no debes escatimar la protección. Los CDC nos recuerdan que incluso la exposición accidental, como al caminar a tu automóvil estacionado o salir por el correo, tiene efectos. Considera tomar precauciones contra los rayos UV cada vez que sepas que te expondrás a los rayos solares, sin importar qué tan insignificante parezca.

A veces las soluciones correctas pueden ser las más sencillas. Estos métodos probados para limitar los daños causados por la exposición al sol te ofrecen maneras sencillas para que tu familia disfrute con seguridad del sol este verano.

*La información en el enlace está disponible sólo en inglés.