Recupera tu cotización guardada

Ad Widgets

Contenido principal
5 Consejos para conducir un auto en invierno | Blog de Allstate

Cómo conducir de manera segura en invierno

El invierno trae consigo diversas complicaciones meteorológicas: desde fuertes nevadas y heladas hasta temperaturas bajo cero. ¿Cómo te afectan estas condiciones climáticas al conducir tu vehículo? Según el Servicio Meteorológico Nacional, las carreteras heladas pueden provocar un aumento en los accidentes de tránsito. Para conducir de manera segura durante el invierno, recuerda… Allstate https://i0.wp.com/blog.allstate.com/wp-content/uploads/2016/11/snowy-two-lane-highway_iStock_cropped.jpg?fit=684%2C456&ssl=1
Carretera con nieve en invierno

El invierno trae consigo diversas complicaciones meteorológicas: desde fuertes nevadas y heladas hasta temperaturas bajo cero. ¿Cómo te afectan estas condiciones climáticas al conducir tu vehículo? Según el Servicio Meteorológico Nacional, las carreteras heladas pueden provocar un aumento en los accidentes de tránsito. Para conducir de manera segura durante el invierno, recuerda las siguientes recomendaciones de seguridad.

1. Prepara un kit invernal de emergencia para tu auto

Siempre es mejor estar preparado para una situación de emergencia al borde de la carretera. El Departamento de Transporte de Colorado* recomienda tener un kit de emergencia invernal para tu auto que contenga herramientas necesarias, como una pala y un cepillo para nieve;  bengalas de advertencia y triángulos reflectantes; una bolsa de arena para gatos o de arena común para ayudar en la tracción; ropa adicional, guantes, calentadores de manos, gorros y mantas térmicas.  Según U.S. News and World Report*, también es importante que el kit esté bien provisto de artículos de primeros auxilios y de comida no perecedera de alto contenido energético, como carne deshidratada, nueces, barritas energéticas y agua. Coloca todo en una caja de plástico y guarda la caja en el baúl de tu auto. 

Recibe una cotización rápida y personalizada hoy mismo.

2. Revisa tus llantas

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras* (NHTSA, por sus siglas en inglés) señala que a medida que la temperatura desciende, también disminuye la presión de las llantas. Las llantas de tu auto son tu conexión principal a la carretera, por lo que debes verificar si están correctamente infladas y (revisar su presión con frecuencia por lo menos una vez al mes), agrega la NHSTA. Revisa la presión neumática correcta de tu auto en el manual del vehículo o en la etiqueta que figura en el marco de la puerta del lado del conductor. Según las condiciones climáticas de tu zona, es recomendable cambiar a llantas para invierno. De lo contrario, verifica que la profundidad del dibujo de las llantas sea adecuada para las condiciones de la carretera.

Para averiguar si es momento de cambiar las llantas, haz la “prueba del centavo”. Simplemente coloca el centavo entre el pulgar y el dedo índice con la imagen de Lincoln a la vista. Coloca la parte superior de la cabeza de Lincoln apuntando hacia abajo en una de las ranuras de la banda de rodamiento. Si alguna parte de la cabeza de Lincoln queda oculta por la banda, significa que la rodadura de las llantas es segura, según señala Bridgestone Tire*. Si puedes ver la totalidad de la cabeza de Lincoln, quizás sea momento de reemplazar las llantas porque la rodadura no tiene la suficiente profundidad.

3. Evita derrapes en el hielo

Las superficies resbaladizas generalmente requieren una distancia de frenado mayor; por tanto, mantén una distancia mayor de la habitual entre tu auto y otros vehículos cuando las carreteras estén cubiertas de nieve o hielo, recomienda la NHTSA. Esta distancia te dará tiempo suficiente para reaccionar en situaciones de peligro derivadas de las condiciones de la carretera o del tiempo. Acelera y frena suavemente para mantener una tracción constante. Si las ruedas comienzan a patinar, suelta el acelerador hasta que la tracción retorne. Si comienzas a derrapar, Edmunds* aconseja soltar el acelerador y girar el volante hacia la dirección en la que quieres que vaya la parte frontal de tu auto. Los expertos advierten que no debes pisar el acelerador o accionar el freno hasta no tener nuevamente el control de tu auto. Y recuerda mantener la calma en la medida de lo posible.

4. Verifica el correcto mantenimiento de la batería de tu auto

Cuando las temperaturas descienden, el aceite del motor se espesa. Según la NHTSA, cuanto más espeso es el aceite, mayor potencia necesita la batería de tu auto. Esto puede ser particularmente complicado para las baterías de tres años de antigüedad o más, indica Angie’s List*. Si sabes que tu batería tiene más de tres años de antigüedad, es recomendable reemplazarla. Si no recuerdas el año en que se compró, fíjate el año de antigüedad de la batería en la caja. Algunas marcas usan una fecha numérica, mientras que otras usan un código con una letra para indicar el mes y un número para indicar el año. En ese caso, “A6” significaría “enero de 2016” y “H5” indicaría “agosto de 2015”. ¡Asegúrate de tener la batería lista para los desafíos del invierno!

5. Adopta las nuevas tecnologías de seguridad

¿Quieres tener un auto nuevo antes del invierno? Es recomendable considerar los autos que tengan las funciones de seguridad más actuales. La mayoría de los fabricantes de autos ofrecen tracción electrónica y sistemas de control de la estabilidad que funcionan en forma integrada con el sistema de frenado antibloqueo, con el fin de ayudar a los conductores en carreteras heladas. Estos sistemas de seguridad ayudan a que el conductor mantenga el control en curvas y giros —especialmente en carreteras cubiertas de nieve o resbaladizas—, ya que detectan el momento en el que el vehículo comienza a derrapar,  disminuyen su aceleración y accionan los frenos* de algunas de las ruedas para ayudar a corregir la orientación del vehículo, según indica Edmunds.

Cuando llega el señor Invierno, la nieve y las heladas son inevitables, pero si te preparas en forma adecuada, podrás enfrentar mucho mejor los desafíos meteorológicos. Guarda estas recomendaciones en tu guantera mental para reducir los riesgos de conducir en condiciones de nieve o hielo.

*La información en este enlace está disponible sólo en inglés.

Originalmente publicado el 15 de enero de 2017.