Recupera tu cotización guardada

Ad Widgets

Contenido principal
Cómo encontrar y reparar fugas de aire en tu hogar | Blog de Allstate

¿Sientes una corriente de aire? Cómo encontrar y reparar fugas de aire en tu hogar

Ya sea que vivas en la ciudad o fuera de ella, no quieres que el frío entre o que el aire caliente de tu hogar se escape por las noches. Las fugas de aire pueden ser incómodas, incluso frustrantes, y también pueden costarte dinero. De acuerdo con EnergyStar.gov, es posible… Allstate https://i1.wp.com/blog.allstate.com/wp-content/uploads/2013/11/Find-and-Fix-Drafts-in-House.jpg?fit=849%2C565&ssl=1
Reparación de fugas de aire en la ventana de una casa

Ya sea que vivas en la ciudad o fuera de ella, no quieres que el frío entre o que el aire caliente de tu hogar se escape por las noches.

Las fugas de aire pueden ser incómodas, incluso frustrantes, y también pueden costarte dinero. De acuerdo con EnergyStar.gov, es posible ahorrar hasta 10 % en tus facturas de luz* cada año sellando y aislando adecuadamente tu hogar. Aquí hay algunos consejos para ayudarte a empezar.

Causas comunes de fugas de aire

Si has vivido en tu casa por un tiempo, probablemente sepas por dónde se filtra el aire, porque lo has sentido. Y aunque puedes pensar que las ventanas y las puertas son los principales culpables, EnergyStar.gov* dice que la mayoría de las fugas de aire probablemente provienen de otras fuentes escondidas en el sótano y el ático de tu hogar:

  • Paredes laterales que sostienen las vigas del ático
  • Compuerta del ático
  • Agujeros de cableado (TV cable, enchufes eléctricos, líneas telefónicas)
  • Ventilaciones de cañerías
  • Luces empotradas
  • Conductos
  • Las vigas del borde del sótano (donde la base se encuentra con la estructura de madera)

    Recibe una cotización rápida y personalizada hoy mismo.

Identifica las corrientes de aire de tu casa

Comprueba si hay problemas. Necesitarás identificar estas fugas de aire menos obvias para ayudar a tener un impacto en tus facturas de luz. El Departamento de Energía (DOE, por sus siglas en inglés) dice que puedes hacerlo tú mismo, con una inspección visual cuidadosa por dentro y por fuera: busca espacios y grietas en los puntos comunes de fugas de aire* (es decir, en las paredes laterales que sostienen las vigas del ático, conductos de ventilación de la secadora, puerta del ático, marcos) y presta mucha atención al edificio –las paredes exteriores, puertas y otras aberturas de tu hogar. Toma nota de grietas, espacios u otras aberturas, para que puedas sellarlas posteriormente.

También puedes realizar una prueba simple para complementar tu inspección visual. EnergyStar.gov describe varios métodos, pero ofrece los siguientes pasos para realizar una prueba de humo por ti mismo*:

  • Elije un día fresco y con viento, y apaga todos los electrodomésticos o estufas que crean perturbaciones en el aire.
  • Cierra todas las ventanas, puertas y la entrada de la chimenea.
  • Enciende con cuidado una varita de incienso y sostenla cerca de cualquier punto potencial de fuga de aire (consulta la lista de los puntos comunes de fugas de aire más arriba).
  • Si el humo comienza a moverse inestablemente, o si es succionado o soplado, tienes una fuga de aire.

Ordena una inspección profesional. Por supuesto, también puedes contratar a un profesional para que ayude a identificar fugas de aire realizando una inspección de energía en el hogar*, dice el DOE. Típicamente, el proceso incluye una prueba de ventilador*, donde un ventilador potente se monta en el marco de una puerta exterior. El ventilador extrae aire de la casa, baja la presión interior y permite que la presión del aire exterior más alta fluya a través de grietas y otras aberturas (los profesionales suelen usar algo llamado lápiz de humo, similar a la prueba de humo descrita anteriormente, para ayudar detectar al culpable: una prueba de la puerta del ventilador no solo localiza fugas de aire, sino que también puede evaluar la opresión general del aire de tu hogar).

Algunas compañías de energía, gobiernos locales y estatales ofrecen evaluaciones de energía gratuitas y recomendaciones para ayudar a que tu hogar sea más eficiente en términos de energía, de modo que si eso es algo que te interesa, comunícate con tu compañía local de energía o los servicios públicos estatales, dice el DOE*.

Reúne tus materiales

Ahora que has encontrado fugas de aire en tu casa, es importante que te familiarices con las herramientas del oficio. Los selladores y la espuma en aerosol están diseñados para ayudar a sellar materiales estacionarios y accesorios como marcos de ventanas (EnergyStar.gov* recomienda usar masilla en orificios de 1/2 pulgada o menos y rociar espuma en orificios de 1/2 pulgada a 3 pulgadas). La cinta es para objetos que se mueven, como puertas y ventanas operables (entre marcos). Es posible que también necesites algunos materiales especiales, como selladores para alta temperatura, láminas de metal y reflectantes, dependiendo del proyecto.

Algo importante a tener en cuenta: el sellado del aire puede, inadvertidamente, causar un problema diferente, atrapando los contaminantes del interior como el radón o el monóxido de carbono y creando una situación insegura dentro de tu hogar. EnergyStar.gov dice que debes considerar contratar a un profesional* para que haga pruebas de detección de radón* y para verificar si los dispositivos de calefacción están emitiendo gases potencialmente dañinos, tanto antes como después de sellar el aire; él puede recomendar ventiladores para ayudar a a que la calidad de aire en tu hogar se mantenga segura.

Dale prioridad a tus proyectos: áticos primero, luego sótanos

Entonces, ¿por dónde empezar? EnergyStar.gov recomienda priorizar proyectos basados en la mayor oportunidad de comodidad y ahorro.

Áticos. Al inicio de la lista está tu ático. No te preocupes por encontrar todos los pequeños huecos y grietas, dice EnergyStar.gov. Concéntrate primero en sellar los agujeros más grandes, porque es allí donde puedes obtener uno de los mayores ahorros de energía. Un proyecto de sellado de aire en el ático podría incluir la creación de bolsas de aislamiento de fibra de vidrio para tapar las cavidades de los pernos abiertos y las brechas detrás de las paredes laterales que sostienen las vigas del ático. También puedes usar papel reflectante para cubrir los moldajes y filos de aluminio en las aberturas que rodean tu horno y los conductos de los calentadores de agua.

Sótanos y espacios pequeños. Tu próxima oportunidad de ahorro puede provenir del sótano y espacios subterráneos, donde el sellado de las fugas de aire puede ayudar a evitar pisos fríos y reducir las corrientes de aire inferiores. Un proyecto de sellado de aire en el sótano podría incluir el uso de espuma en aerosol o sellador para grietas y aberturas en las paredes del sótano, el techo o el piso. También puedes sellar a lo largo del espacio entre la placa del alféizar y la base, y en la parte inferior y superior de cada borde (donde las paredes de cemento se encuentran con el marco de madera) en cada extremo de la casa. No olvides sellar también los orificios de las líneas de gas, agua y electricidad, los conductos y el cableado que pasan al exterior (como la ventilación de la secadora). Los agujeros más grandes pueden necesitar piezas de aislamiento para ayudar a cubrirlos.

Puertas, ventanas y paredes. Aunque las fugas en las puertas y ventanas pueden resultar en fugas de aire, sellarlas tiene menor impacto en el uso de energía, de acuerdo con EnergyStar.gov. Pero, debido a que estas áreas son fácilmente accesibles y las soluciones tienden a ser simples, ofrecen una oportunidad para un simple trabajo sencillo que puede reducir al mínimo las fugas obvias e incómodas. Un proyecto de sellado de aire de puertas o ventanas puede incluir cinta autoadhesiva (fieltro, vinilo, goma o silicona) por el costado de una ventana o instalar un barrido de puerta para ayudar a sellar el espacio entre la parte inferior de la puerta y el umbral. También puedes aplicar plástico sobre las ventanas y colocar empaquetaduras de espuma económicas (que se encuentran en la mayoría de las ferreterías) detrás de los enchufes eléctricos en las paredes.

Ya sea que hagas estos proyectos para eliminar las corrientes de aire por tu cuenta o contrates a un profesional, una vez que hayas terminado, no te olvides de sentarte y disfrutar de esa sensación de calidez que solo proviene de ahorrar algo de dinero en tus facturas de energía.

Consejos para ayudar a encontrar y reparar fugas de aire en tu hogar

¿Sientes una corriente de aire? Aquí hay algunos consejos para encontrar y reparar fugas de aire y así ayudar a reducir tus facturas de luz.

Comienza revisando tu ático, sótano y espacios pequeños, huecos y aberturas por donde pueda estarse filtrando el aire.

También puedes realizar una prueba de humo. En un día con viento, cierra todas las puertas y ventanas y apaga todos los electrodomésticos. Luego, sostén una varita de incienso encendida al lado de posibles puntos de fuga de aire. ¿El humo es soplado hacia adentro hacia afuera? O ¿se mueve de un lado a otro? Estas pueden ser señales de una fuga de aire.

Para una obtener un informe más completo, es posible que debas contratar a un profesional para realizar una inspección de energía en tu hogar.

Reparar las fugas del ático pueden tener un gran impacto en tu recibo de luz. Pídele consejos a un profesional sobre cuáles deben ser tus prioridades. ¿Una opción? Considera rellenar las cavidades de los soportes de montaje en tu ático con aislante de fibra de vidrio.

Después, dirígete al sótano. Repara cualquier grieta o abertura en las paredes.

Luego, examina tus ventanas y puertas. Sellar los bordes de puertas y ventanas puede ser una solución simple para ayudar a reducir las fugas. En los marcos de las ventanas, rellena agujeros más pequeños de hasta media pulgada con masilla y usa espuma en aerosol en orificios de entre media pulgada y 3 pulgadas de ancho.

Ten en cuenta: un proyecto de sellado de aire puede involuntariamente atrapar radón o monóxido de carbono en tu hogar. Contrata a un profesional para verificar gases potencialmente dañinos antes y después del proyecto.

Una vez terminado el trabajo, ¡disfruta de un hogar más acogedor!

Para obtener más consejos de mantenimiento del hogar, visita blog.allstate.com/espanol